Lleva lo que puedas y ¡póntelo todo!

Por Miss Rock

Haciendo maletas, que es gerundio y complicado… Siempre te están dan consejos para llevar lo mínimo imprescindible. Pues yo digo NO a minimizar. Porque soy de las que llevo algo por si llueve, por si hace calor, por si salgo… por si cualquier cosa y, además ¡¡me lo suelo poner todo!!

Pero, primeramente, hay que buscar en Internet el tiempo que va a hacer, aunque metas un modelito de más por si no aciertan con la climatología del lugar, y pensar el tipo de viaje que vas a hacer: de montaña, de playa, de negocios… Mis imprescindibles: Mis tacones y mi chupa de cuero.

Si me voy de fin de semana llevo dos combinaciones distintas. Dos para el día y dos para la noche. Más lo que llevo puesto. Muchos complementos, unos pendientes largos porque visten mucho, tanto para ir arreglada por el día como por la noche; un vestido negro siempre triunfa con una cazadora, especialmente si hay ajetreo con alevosía y nocturnidad. Un bolso básico en el que llevas cámara de fotos, pañuelos desechables (o clínex, vaya), cargador, móvil, gafas de sol (en invierno y en verano), cartera, una libretita y un boli (nunca sabes a quién tendrás que dar el teléfono o si te verás obligada a dibujar un nuevo diseño para Missrock J), etc. Y un bolso pequeño, pero llamativo, para combinar con los modelitos más fiesteros y divertidos. Aunque no lleve dos conjuntos por día, si por ejemplo voy un fin de semana (de dos días), sí que llevo lo puesto y otros dos.

¿Qué no olvidar en el neceser? Cepillo de dientes, pasta, cepillo para el pelo, secador (de esos pequeños de viaje), planchas, perfume, bote de crema (soy fiel a la lata azul de Nivea de toda la vida de Dios), desodorante, pintauñas y maquillaje, en este punto no pueden faltarme jamás: los polvos bronceados, el rímel y la barra de labios rosa nacarado, ¡que es mi favorita! También llevo una toalla pequeña y jabón de lagarto, para lavarme la cara, porque como no utilizo desmaquillante, no me gusta estropear las toallas de los hoteles a los que voy con el rímel. Y como hay que cuidarse: un contorno de ojos, crema de día y serum para la noche.

¿Y la ropa interior? Hay que llevar de más, siempre. Ya sabéis lo que dicen las abuelas: bragas limpias y nuevas por si hay que ir al médico o por si quedas con uno o con un motorista o con un obrero, o con una tenista o con dos o con todos ellos y con quien te dé la gana.

Si por el día voy a andar, llevaré sandalias planas, tenis o botas camperas, que me molan incluso para los sitios donde hace calor, para poner con faldas cortitas y vestidos flojos, pero sin mis tacones no voy a ningún lado, preferentemente dos pares. Además si no me cabe todo en una maleta de cabina: ¡¡FACTURO!!  ¿¿¡¡Cuál es el problema!!?? Si es que me hace falta to-do.

Soy de las que tengo por norma un vaquero baggy con una camiseta, porque son comodísimos para trotar por el mundo adelante con la luz del día… Luego una duchita, espolvoreas perfume -que hay que llevar si o si- y unos vaqueros pitillo para canturrear a la luz de las velas. Puedes escoger una camiseta más festiva para ese momento crepúsculo o una básica con un collar vistoso o con unos pendientes extra largos y brillantes que te dan ese toque elegante y rockero. Llevo varios collares y pendientes y siempre son cruces, corazones y calaveras, con algo de color y plateados o dorados que vayan con todas las prendas, guardaditos en una bolsita de tela, para que no enganchen con nada.

Si me veo obligada o imposibilitada a llevar todos mis imprescindibles, metería un solo par de zapatos de tacón, de color nude preferentemente, para que combinen con todo. Y quitaría de la lista las planchas, un aire con el secador y un peinado despeinado.

Si voy a un sitio frío: unas botas y calcetines gordos y una pelliza. Por debajo voy en manga corta, no tengo mangas largas en mi armario: ni jerséis, ni chaquetas y tampoco uso bufandas, ni fulares.

¿Y para que quepa todo? ¡Enrollo los vaqueros y lo demás también! Se arruga menos y cabe más y lo voy colocando por secciones. Lo más grueso primero, (los vaqueros, por ejemplo) y los tacones quedan de último, porque son lo que más espacio ocupa, cada par en una bolsa de tela. Si viajase una semana… me llegaría mi super maleta de leopardo, pero tendría que llevar los zapatos en una mochila.

Si el destino es caluroso protección solar, factor 50 mínimo. Y si viajo con los niños ya facturo seguro, porque ellos sí que necesitan muchas, porque se manchan más.

¡¡Ahh!! Y lleva una bolsa o mochila extra para traer toooodo lo que compres. ¡¡Yo lo hago!! (Jajajajaja evidentemente).

¡Y me lo pongo todo! O casi todo. Y traigo la ropa sucia en una bolsa plástico. No llevo plancha, porque ya uso poca ropa que tenga que plancharse. Y siempre llevo dos chupas de cuero, aunque vaya día y medio, para cuando refresca y porque me gusta variar. Porque ya sabéis: Para campar, rabear… ¡¡Y cargar!! Pero dentro de un avión, tren o coche, poco os pesará ese equipaje tan útil, que te vestirá desde para subir a una pirámide hasta para una cena VIP. 😉